Subrogación de hipoteca

La subrogación de hipoteca es una herramienta legal que permite cambiar la entidad financiera gestora de nuestro préstamo hipotecario con el fin de lograr mejores condiciones. Como medida para la mejora de la competencia el Estado habilito este trámite incentivando así la competencia en condiciones como el tipo de interés ofrecido al cliente.

La subrogación permite modificar tanto el tipo de interés aplicado a nuestro préstamo hipotecario como el plazo de amortización. De esta forma a través de una subrogación podemos reducir considerablemente nuestra cuota mensual.

Gastos de subrogación

Debemos tener en cuenta los gastos asociados a una operación de subrogación, ya que los beneficios que alcancemos podrían igualarse con los gastos que implique la operación y volverla desaconsejable.

Al realizar una subrogación tendremos que asumir los gastos de notaría, gestoría, registro, y en su caso, comisión impuesta por la entidad bancaria origen y/o destino. Normalmente la entidad destino no impone ninguna comisión, pero la entidad origen lo utiliza como medida para evitar la fuga de clientes hacia entidades con mejores condiciones.

A modo de referencia, para una hipoteca de 200.000 €, el coste de la subrogación se situaría en torno a los 1.500 €.

A continuación le recomendamos leer nuestros consejos para conseguir las mejores condiciones en la subrogación de hipoteca.